Somos Singularidad. Institución que une Ciencia y mística. Investigación desarollada por el Dr. Héctor Gómez. Médico psiquiatra y magister en neurociencias. En su búsqueda por integrar los caminos que conducen a un estado de Conciencia expandido y el desarrollo del potencial de la Mente para una vida con mayor felicidad y plenitud. A los buscadores de verdades trascendentes del mundo entero les ofrecemos este espacio.

Muy probablemente ya conozcas nuestra página web www.cuartasingularidad.com, síguenos por @singularidad o en Facebook Cuarta Singularidad

miércoles, 3 de octubre de 2012

La sombra, el complejo de Jonás y el viaje del héroe.


Muchas veces hemos escuchado señalamientos y afirmaciones de que “todos somos uno”. Sin embargo, más allá de lo que nos puedan decir existe una sensación subjetiva de individualidad y separación. Realmente, la sensación de separación e individualidad absoluta, no pasa de ser una ilusión producto de la limitada capacidad en la que habitualmente nos encontramos para comprender la unidad de todo lo que existe. Vemos al mundo, a los demás y al universo todo desde la limitada comprensión del ego, el cual no es sino un sistema de pensamiento que se auto valida a sí mismo continuamente; autovalidación que tiene como conclusión esencial la separación y la identificación con solamente un aspecto muy pequeño de lo que somos y nos aleja de comprender nuestra verdadera esencia.

Existen muchas maneras de comprender la unidad subyacente en el universo, y cada una nos puede dar un enfoque diferente pero con la misma conclusión, y es que: solo existe una realidad, que se manifiesta de infinitas formas. Podemos acceder a este conocimiento desde la filosofía, la biología, la física cuántica, la psicología o desde cualquiera de las Tradiciones Sagradas.

En este breve escrito lo vamos a hacer desde el modelo de la psicología transpersonal. Fue el psiquiatra suizo Carl Gustav Jung el que por primera vez nos habló del Inconsciente Colectivo. Pero ¿qué es eso? ¿A qué se refiere con ese término? El Inconsciente colectivo es una frase que utiliza Jung para hacer referencia a un elemento de la psique humana que subyace en el inconsciente y que nos es común a todos los humanos. Lo que Jung plantea es realmente revolucionario dentro del mapa descriptivo de la mente del ser humano. Subyacente, oculta y misteriosa, más allá de la mente individual y consciente de cada uno y con la cual nos identificamos y nos separamos, existe un “océano de mente” que nos pertenece a todos y del cual todos formamos parte. Es el “lugar” donde existen los arquetipos.

Dentro de ese inconsciente colectivo, nos encontramos con dos elementos, entre muchos otros, que son de los cuales vamos a conversar hoy. El primero es la Sombra y el segundo, inmerso dentro de ella, el llamado “Complejo de Jonás”. La Sombra, es aquella parte de nuestra mente inconsciente de la cual nos avergonzamos. Es nuestra parte más vil, egoísta, interesada, envidiosa, cobarde, hipócrita y embustera entre otras linduras semejantes, y a la cual nos negamos a mirar, y mucho menos a aceptar. Pero también, oculta entre las más oscuras tinieblas de nuestra mente inconsciente, se encuentran nuestras aptitudes y capacidades más asombrosas, aquellas que nos impulsan a desarrollar nuestro más alto potencial. Son aquellos elementos de nuestra mente que nos estimulan a recorrer nuestro camino iniciático de evolución de nuestras máximas capacidades humanas, mucho más allá de los fútiles, efímeros y transitorios logros de nuestra vida material.

Fue Abraham Maslow, pionero y brillante exponente de la psicología humanista el que le dio el nombre de “Complejo de Jonás”. Se basó para ello en el relato Bíblico, el cual nos narra cómo, frente al mandato Divino de ir a la ciudad de Nínive y reconvenirlos por sus pecados, Jonás se asustó y temeroso subió a una nave con intenciones de escaparse. Dios- nos sigue contando el libro sagrado- envió una tormenta e hizo naufragar el navío, pero envió un gigantesco pez, tal vez una ballena, para que se lo tragara y a la vez lo protegiera. Tres días permaneció Jonás en el vientre de la criatura, representación simbólica, si así lo queremos, del mundo y la cotidianeidad que nos absorbe y nos “devora” impidiéndonos encontrar el camino de nuestra evolución. Finalmente la bestia lo expulsó en una playa. Después de esto Jonás ya no huyó de su destino, no escapó de su misión y aceptó entrar en su camino del héroe, su camino iniciático. Este recorrido de Jonás, implica el encuentro con la caída y llegar al fondo de sí mismo, condición muchas veces indispensable para emprender el camino.

Todos tenemos un camino iniciático que recorrer Joseph Campbell nos habla de las etapas del camino del héroe. El héroe en su ambiente natural, cotidiano. 2. La llamada, que puede ser una llamada interna, una sensación o necesidad de cumplir la razón para la cual existe, aunque aún no tenga claro exactamente cual pueda ser. 3. El rechazo o negación inicial ante el presentimiento de las grandes dificultades del camino y la duda de sus capacidades. 4. El encuentro con el guía o mentor, el cual le señala el camino y le muestra las armas o herramientas que debe usar. 5.El comienzo del recorrido y el encuentro con la primera prueba. El cruce de la primera puerta. 6. El encuentro y reconocimiento con enemigos desconocidos y aliados inesperados. 7. Continuación del camino, éxitos parciales. 8. La prueba terrible. El enfrentamiento con fuerzas poderosas que ponen en peligro su vida física, mental o espiritual. 9. La obtención de la recompensa. 10. El camino de regreso. 11. Enfrentamiento final con las fuerzas del mal. Severa caída y resurrección. Se sobrepone a todas las dificultades apelando a todo el conocimiento adquirido hasta entonces. 12. El retorno final con la obtención del conocimiento o el tesoro para compartirlo con todos los demás. Con frecuencia este retorno está enmarcado dentro de una unión o matrimonio, símbolo de lo que los alquimistas denominaros la ConjuctioOpossitorum o unión de los opuestos. Recordemos que la culminación del camino interior implica la aceptación y comprensión internalizada de que: “Todo es Uno”, de allí que no existan los contrarios pues lo Uno no puede tener opuestos.

La indicación de “Conócete a ti mismo” implica esto y mucho más y entrar en la búsqueda de nuestras más profundas verdades requiere transitar por este “camino del héroe” en donde la vida es el camino y el héroe eres tú.

Para los héroes que quieren iniciar su camino, o ya están sobre él,  les recomendamos este video complementario

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada